viernes, 17 de marzo de 2017

Espada y Brujería (y Celuloide) I: Willow


En este pequeño rincón, se pasaran de cuando en cuando esa películas que plasmaban visualmente mundo fantásticos, basados o no en libros, donde la espada, la magia, los enanos y los elfos se convertían en protagonistas. Es cierto que actualmente el éxito de series como Juego de Tronos o de las diversas películas sobre las obras de Tolkien de Peter Jackson, han situado la fantasía en una posición relevante dentro del mundo del cine, pero allá por los '80 y los '90 eran un genero en si mismo que cosechaba más sombras que luces.

No se me ocurre una mejor opción para empezar esta sección que hablar de Willow, ese intento por parte de George Lucas por llevar al cine los libros de J. R. R. Tolkien y que resultó en una obra con fuertes influencias literarias y del mismo Lucas.

FICHA TÉCNICA

Titulo original: Willow
Año: 1988
Director: Ron Howard
Guíón: Bob Dolman
Historia: George Lucas
Producción: Joe Johnston, George Lucas
Música: James Horner
Casting: Val Kilmer, Joanne Whalley, Warwick Davis, Jean Marsh



ANTECEDENTES

En la década de los ochenta, pocos nombres en la industria del cine se asociaban tanto al éxito en taquilla como el de George Lucas. De su prolífica mente habían surgido las historias de dos de las franquicias más taquilleras de la historia como son Indiana Jones o la mundialmente conocida Star Wars. Sin embargo, uno de sus primeros intentos como productor tras dejar la presidencia de Lucasfilms se saldó con un rotundo fracaso. Howard, un nuevo héroe, película basada en personaje Marvel Howard el Pato, está considerada como una de las peores de la historia del cine y uno de los mayores tropiezos en taquilla de George Lucas.

Su próximo proyecto sería aún más ambicioso, trasladar a la pantalla la novela de El Hobbit. En aquellos años resultaba inimaginable llegar a ver el universo de Tolkien con sus elfos y magos trasladados a la gran pantalla, y ni siquiera alguien como Lucas pudo ser capaz de hacerse con los derechos. A cambio ideó la historia de Willow, que bebe directamente tanto de El Hobbit como de El Señor de los Anillos, y donde no pueden evitarse las semejanzas con la trilogía original de Star Wars.

Las tareas de dirección se dejaron en manos de Ron Howard, aunque siempre se ha rumoreado que en realidad fue el propio Lucas quien dirigió buena parte de la película. Del apartado artístico se encargó el gran Moebius, padre de criaturas como Alien, Blade Runner o Tron entre otras. James Horner compondría la banda sonora, un ejemplo más de su conocido Parabará

El reparto no tenía tantos mimbres. Val Kilmer, Madmartigan, venía de hacer de rival/amigo de Tom Cruise en Top Gun, pero su papel era secundario. El papel de Willow recaería en un jovencísimo Warwick Davies, contaba tan solo con 18 años en su estreno, y que ya había trabajado con George Lucas en El Retorno del Jedi como el ewok Wicket. Shorsa supuso el primer papel relevante para Joanne Whalley, Quizá Jean Marsh en su caracterización de la Reina Bavmorda fuese la actriz más reconocible gracias a su trabajo en la pequeña pantalla.

Las bases auguraban un más que posible éxito en taquilla. El sello Lucas seguía siendo sinónimo de blockbuster, pero nuevamente tropezó en los cines. La critica destrozó la película, algo habitual en todo lo que lleve el mencionado sello Lucas, y aunque recuperó la inversión, su recaudación no fue suficiente como para suponer un inicio de franquicia, como era la intención y el deseo de George Lucas.

Val Kilmer es Madmartigan, el guerrero del film.

SINOPSIS

La premisa con la que se inicia Willow es quizá un tanto manida, pero no por ello deja de ser efectista. La reina hechicera Bavmorda gobierna un mundo que no llega a nombrarse en ningún momento, pero su reinado de terror está "amenazado" por una profecía que habla de una niña que nacerá con el suficiente poder para destruirla. Todas las mujeres embarazadas son encerradas en el castillo de Bavmorda, siendo finalmente rescatada la elegida por una criada que huye con ella.

La reina envía a su hija Sorsha para dar caza a la criada con la ayuda de unos mastines que parecen ratas gigantes. Antes de que la persecución la alcance, la criada deposita a la niña bíblicamente sobre los juncos de un río para que alejarla de los soldados de Bavmorda. La muerte de la criada es un exito a medias para una hechicera que decide encargar la misión al General Kael, que tanto recuerda a Darth Vader.

Siguiendo el viaje a través del río de la niña, la acción se traslada a una aldea de Nelwyn, una mezcla de enanos y hobbits, a lo que también se les llama despectivamente pecks. Es aquí donde se nos presenta a Willow, un granjero que desea convertirse en hechicero y que se convertirá en el protagonista de la historia en cuanto sus hijos encuentran al bebé.

Los siguientes pasos son los que podría esperarse. Los sabuesos de Bavmorda dan con el rastro de la niña y es el propio Willow quien debe abandonar su pueblo para llevarla con los daikini, la raza humana de esta historia. Es en este punto donde aparece el otro personaje principal, Madmartigan, un ladrón encerrado en una jaula que afirma ser el guerrero más grande de todos los tiempos, el Han Solo de la historia por así decirlo.

Mientras los ejércitos se preparan para enfrentarse a Bavmorda, Willow deja a la niña con Madmartigan, para justo después ver como esta y él mismo son capturados por unos duendes al servicio de una reina de las hadas. Será la misma reina hada quien presente a la niña como Elora Danan, futura emperatriz y enemiga de Bavmorda, pidiendo a Willow que la ayude a cumplir con su destino y la lleve junto a Fin Raziel, otra hechicera desterrada por la reina.

Tras la presentación de los personajes, se inicia el tramo de la película donde se desgranan los momentos más visuales. Willow y Madmartigan se reencuentran y el daikini deja entrever que no es tan solo un bocazas egoísta, destacando sobre todo el escape del campamento en la nieve que supone la primera gran escena de combate. La atracción entre él y Shorsa va surgiendo en sucesivos encuentros entre ambos, hasta que finalmente ella decide abandonar los planes de su madre.

Nuevamente el final es el esperado, pero aún así deja buenos momentos muy destacables, como la transformación en cerdos de todo un ejercito o el duelo de hechicería que decidirá el destino de Elora Danan y del propio Willow, que completa el camino de todo heroe que se precie.

Willow no deja de ser una película con un más que evidente sabor infantil, donde los malos y los buenos se diferencian con suma facilidad. La historia es igualmente simple y previsible, aunque no por ello menos disfrutable incluso hoy día. Sin olvidar que visualmente ha envejecido muy bien. Los escenarios lucen vistosos, fruto de una época donde el CGI no era la norma imperante, y son justo las escenas en las se emplean imágenes generadas por ordenador donde más se deja ver ese tiempo transcurrido desde su estreno.

En conjunto, un film sumamente recomendable, donde las luces superan ampliamente las sombras y que no deja de ser una plasmación visual de muchas de las historias de espada y brujería.


Willow y Elora Danan


CURIOSIDADES

*Willow fue la primera película en emplear la técnica del morphing, la transformación de imágenes en tiempo real, en la escena de los distintos cambios de forma de Fin Raziel.
*Tuvo una continuación en forma de novelas escritas por Chris Claremont, el guionista mutante por excelencia de Marvel.
*En estas novelas se explica el pasado de Madmartigan como caballero caído en desgracia y que Shorsa no era hija de Bavmorda.
*Val Kilmer y Joanne Whalley llevaron su relación más allá de la pantalla y se casaron el mismo año del estreno.
*Más de 250 enanos particpiraon en la película y es de las mas elogiadas por esa comunidad.
*En su guerra contra la crítica americana, Lucas bautizó al General Kael inspirado en el periodista Pauline Kael.
*Del mismo modo, dos criticos de cine dan nombre al monstruo de dos cabezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario